top of page
Buscar
  • Foto del escritorGPF Asesoría de Negocios

Activos intangibles: Conoce el valor real de tu patrimonio

La evolución histórica de los activos intangibles demuestra que con el paso de los años los activos intangibles han venido a representar la mayor parte del valor de las empresas, tanto reconocerlos como calcular su valor real se convierte en un importante desafío que enfrentan las empresas en la actualidad.



La mayoría de los intangibles no se informan en los balances porque las normas contables no los reconocen hasta que se ha producido una transacción (compra, fusión, etc.) que respalde su valor. Si bien muchos directores financieros ven esto como una medida prudente para detener las valoraciones de activos sin fundamento, significa que muchos activos intangibles de gran valor nunca aparecen en los informes financieros.


Las compañías deberían valorar regularmente cada activo intangible, ya que esta información sería extremadamente útil para gerentes, inversores y otros públicos de interés en la toma de decisiones estratégicas.


En pocos años los intangibles han pasado de ser un activo de apoyo a una consideración importante para los inversores, en las empresas de amplia generación de beneficios económicos como Walt Mart, Tesla, Home Depot, Nestle, Apple, Alphabet, Microsoft, Amazon y Facebook, los activos intangibles han aumentado rápidamente su importancia en comparación con los activos tangibles.


Los activos intangibles en la actualidad son fuente de riqueza de las organizaciones, por lo que es lógico que la dirección de las mismas presente una atención especial a la administración, reconocimiento, valuación y registro de dichos activos.


El objetivo de este artículo es informar sobre las normas de valuación, presentación y revelación para el reconocimiento inicial y posterior de los activos intangibles, que son aplicables a todo tipo de entidades que emitan estados financieros, que adquieran o generen internamente activos intangibles, pero ¿Qué son los activos Intangibles?


Definición de activos intangibles

Podemos definir a los activos intangibles como aquellos activos identificables, sin sustancia física utilizados para la producción o abastecimiento de bienes, prestación de servicios o para propósitos administrativos que generan beneficios económicos futuros controlados por la empresa, aportando beneficios específicos, reduciendo costos o aumentando ingresos futuros. Los activos intangibles pueden ser adquiridos o desarrollados internamente.


Existen dos características principales de los activos intangibles:

a) Representan costos que se incurren, o derechos o privilegios que se adquieren, con la intención de que aporten beneficios económicos específicos, durante periodos que se extienden más allá de aquel en que fueron adquiridos o desarrollados;

b) Los beneficios futuros que se espera obtener se encuentran frecuentemente representados en forma intangible, mediante un bien de naturaleza incorpórea, es decir, que no tiene una estructura material ni aportan una contribución física a la producción u operación. El hecho de que carezcan de características físicas, no impide que se les pueda considerar como activos válidos, ya que su característica de activos se las da su significado económico, más que su existencia material especifica.


Elementos de los activos intangibles

Identificable

Un activo intangible es identificable si es separable, es decir, puede separarse o dividirse por la empresa para venderse, transferirse, licenciarse, rentarse o intercambiarse, tanto individualmente, o junto con un contrato relativo a otro activo, o pasivo identificable, sin importar si la empresa tiene dicha intención o surge de derechos contractuales o legales, sin considerar si dichos derechos son transferibles o separables de la empresa o de otros derechos y obligaciones.


Condición de separabilidad

La condición de separabilidad significa que el activo intangible puede ser separado de los activos adquiridos o generados internamente y ser vendido, transferido, licenciado, rentado o intercambiado en el mercado, ya sea individualmente o en relación con un contrato sobre otro activo o pasivo identificado, aun cuando la empresa no pretenda llevar a cabo alguna de las acciones anteriores.


Un activo intangible posee la condición de separabilidad cuando este tipo de activo puede intercambiarse en el mercado, aun cuando no se den transacciones frecuentes al respecto, tal como una patente que puede ser licenciada.


Condición de propiedad legal o contractual

Un activo que posee la condición de propiedad legal o contractual debe reconocerse por separado aun cuando no posea la condición de separabilidad, pues la condición de propiedad legal o contractual le da un valor individual, o proviene de derechos de revocación, así como de: Contrato de arrendamiento; licencias de operación, tales como concesiones, permisos o derechos, y patentes licenciadas a terceros.


Beneficios económicos futuros

Los beneficios económicos futuros fundadamente esperados que genera un activo intangible pueden estar presentes en los ingresos sobre la venta de los productos o prestación de servicios, ahorros en costos u otros beneficios resultantes del uso del activo.


Control

La empresa controla un activo, si tiene el poder para obtener beneficios económicos futuros que fluyan del activo y, además, puede restringir el acceso a otros sobre dichos beneficios. La capacidad de la empresa para controlar los beneficios económicos futuros de un activo intangible normalmente proviene de derechos legales.

Un activo intangible debe cumplir con todos los elementos señalados, de otra manera la erogación efectuada ya sea por su adquisición o por su desarrollo interno, debe considerarse como un gasto en resultados conforme se devenga y no como valor de activo intangible.


Criterios y/o normas de valuación

Valuación inicial

El reconocimiento de una partida como activo intangible requiere que se demuestre que la partida cumple con la definición de activo intangible y, además debe cumplir con los siguientes criterios:

a) Es probable que los beneficios económicos futuros atribuibles al activo intangible fluirán hacia la empresa, usando supuestos razonables y sustentables que representen la mejor estimación de la administración del conjunto de condiciones económicas que existirán durante la vida útil del mismo, y

b) La valuación inicial debe ser a su costo de adquisición y éste puede ser determinado confiablemente, atendiendo a lo siguiente:

i. En la adquisición de un activo intangible en forma individual su costo es el efectivo y/o el equivalente de efectivo pagado y/o el valor razonable de la contraprestación entregada por la adquisición de un activo.

ii. En un activo intangible generado internamente, su costo son las erogaciones efectuadas para su desarrollo.


Como ya mencionamos en la definición de los activos intangibles pueden ser adquiridos o generados internamente. A su vez, es necesario mencionar que los activos intangibles pueden adquirirse en forma individual, adquirirse por intercambio de activos, adquirirse concesión del gobierno con o sin costo, todas estas maneras de adquirirse difieren en la forma de reconocer, valuar, presentar y revelar el activo intangible.


También es importante resaltar que los activos intangibles generados internamente para merecer el reconocimiento como tal, debe clasificarse la generación del activo entre la fase de investigación y la fase de desarrollo, en caso de no poder distinguir las mencionadas fases se considerará que aún se encuentra en fase de investigación, tal segregación es útil para determinar el valor del activo utilizando las reglas contables aplicables las cuales indican que cualquier costo en la fase de investigación no forma parte del costo del activo intangible y los costos de la fase de desarrollo si se consideran parte del costo del activo, con algunas excepciones muy particulares.


Valuación posterior

Después de la valuación inicial a su costo de adquisición, el activo intangible identificable debe valuarse a su costo de adquisición menos la amortización acumulada.


Erogaciones posteriores a la adquisición

El desembolso posterior en un activo intangible, después de su compra o desarrollo, debe reconocerse como un gasto cuando se incurra en él, a menos que, sea probable que esta erogación proporcione capacidad al activo de generar beneficios económicos futuros en exceso al nivel de desempeño originalmente establecido; este desembolso pueda atribuirse al activo; los beneficios económicos futuros adicionales puedan determinarse confiablemente. Si se cumplen todas estas condiciones, la erogación posterior debe considerarse como parte del costo del activo intangible.


Valor residual

El valor residual de un activo intangible con una vida útil definida debe considerarse igual a cero, a menos que exista un compromiso por un tercero, con una contraprestación pactada, para adquirir el activo al término de su vida útil o haya un mercado para el activo y el valor residual pueda determinarse por referencia al mercado y es probable que dicho mercado existirá al término de la vida útil del activo.


Recuperabilidad del valor en libros – pérdidas por deterioro

Para determinar si un activo intangible está deteriorado, la empresa debe aplicar los procedimientos descritos en la “Norma de Información Financiera C-11 Disposición de activos de larga duración y operaciones discontinuadas”. Dicha norma explica cuándo y cómo se debe revisar el valor en libros de los activos, cómo determinar el monto recuperable de un activo y cuándo debe reconocer o revertir una pérdida por deterioro. Según la norma en mención, se debe comprobar si un activo intangible con una vida útil indefinida ha experimentado una pérdida por deterioro de su valor comparando el monto recuperable con su valor neto en libros en el momento que se presente una decisión de disposición.


Disposición y/o transacción de un activo intangible

Se considera que las empresas disponen de los activos intangibles en los contratos de compra venta, donación, destrucción, abandono e intercambio, entre otros. En este momento es cuando las normas contables los reconocen y se informan en los balances, el valor neto en libros de un componente debe darse de baja, por su disposición o cuando no se espere obtener beneficios económicos futuros para su uso o disposición. Las ganancias o pérdidas resultantes de la disposición de un activo intangible deben determinarse por la diferencia entre los montos netos obtenidos por la disposición y en su caso, el valor neto en libros del activo en cuestión.


Criterios y/o normas de presentación

Los activos intangibles deben presentarse en el balance general deducidos de su amortización y pérdida por deterioro acumuladas. El cargo por amortización debe presentarse en el estado de resultados. Las pérdidas por deterioro y sus reversiones deben presentarse en el estado de resultados.


Criterios y/o normas de revelación

Debe revelarse en notas a los estados financieros, atendiendo a su importancia relativa, por cada clase de activos intangibles, atendiendo lo señalado en el siguiente párrafo y distinguiendo entre los generados internamente y los adquiridos, la siguiente información:

a) Una segregación de los activos intangibles con vida útil indefinida de los de vida definida;

b) Las vidas útiles o los porcentajes y métodos de amortización utilizados en los activos intangibles con vida útil definida;

c) El costo de adquisición, separando cualquier amortización y pérdidas por deterioro acumuladas, al inicio y final del periodo; y

d) El renglón o renglones del estado de resultados en donde se presenta cualquier amortización de activos intangibles.


También debe revelarse la naturaleza y efecto de los cambios contables en el reconocimiento de activos intangibles que sean de importancia en el periodo o se espera que tengan impacto significativo en periodos posteriores. Estas revelaciones pueden ser necesarias por cambios en el periodo de amortización o la evaluación de la vida útil, el método de amortización, los valores residuales.


Conclusiones…

La mayoría de las empresas tienen más de la mitad del valor en sus activos intangibles y no los han medido. La identificación y conocimiento de los intangibles es uno de los puntos más importantes para la valuación, da una ventaja competitiva hacía la permanencia y crecimiento en el sector respecto a la competencia. Los activos intangibles es común encontrarlos en marcas, patentes, secretos industriales, software, créditos mercantiles, entre otros.


Los principales propósitos de valuar activos intangibles pueden ser contables para su expresión y revelación; jurídicos en caso de ser necesario en litigios, embargos y otorgamiento de garantías; para conocer los precios de transferencia en posibles compra, venta o transferencia de activos intangibles; propósitos para gestión de capital intelectual; para financiamiento; para determinar el valor real del patrimonio; para fusiones y/o adquisiciones y así como para desarrollar el potencial de una empresa.


La valuación de activos intangibles es necesaria para conocer valores exactos de tus bienes, esto permite conocer los potenciales beneficios económicos, evita pérdidas y ayuda a conocer a tiempo la depreciación, en GPF asesoría de negocios queremos que estés bien informado sobre el papel fundamental de los activos intangibles en la actualidad, es por eso que hacemos de tu conocimiento y te proporcionamos más información con la intención de mantenerte actualizado,  nuestro personal, tanto operativo, contable y jurídico, lo apoyará de así requerirlo para que de manera conjunta se establezca una atención especial a la administración, reconocimiento, valuación y registro de dichos activos, a su vez asesorarlo en las dudas e inquietudes que se presenten en el proceso.

Por: Luis Alberto García Medina.

4 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page